Buscar

Año Jubilar Lebaniego 2023 en Santo Toribio de Liébana

Artículo publicado en GRONZE --> Link aquí.


El 16 de abril de 2023 se celebra el septuagésimo cuarto Jubileo Lebaniego. Evento que consolida su trascendencia e importancia ya plasmada en los dos anteriores años jubilares, 2006 y 2017, donde numerosas iniciativas se llevaron a cabo desde diferentes ámbitos, como el religioso, cultural, ambiental y de otras múltiples esferas, logrando ganarse la denominación de «Acontecimiento de Excepcional Interés Público —Camino Lebaniego—». Este camino de peregrinación hacia el monasterio de Santo Toribio de Liébana no sólo es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sino que también es patrimonio colectivo, actuando como reservorio de nuestras raíces e historia.



Monasterio de Santo Toribio de Liébana (Imagen: Fundación Camino Lebaniego).


Más allá del carácter festivo de esta magna celebración, el Año Santo Lebaniego supone un enaltecimiento de los valores humanos, de la cultura y, sobre todo, de las personas, de los peregrinos y de todos aquellos que mantienen vivo el Camino y sus tradiciones milenarias.

En cuanto al sector del turismo sostenible, y el lema «Cantabria, lugar de peregrinación», el Año Santo Lebaniego de 2023 consolidará los caminos a Santo Toribio de Liébana como ejes culturales y naturales. Este valor adquirido por los siglos de los siglos y su promoción ha propiciado que el Camino Lebaniego despierte el interés de los crucenos o cruceros, nombre con el que se conocía a los peregrinos que, desde tiempos inmemoriales, caminaban hasta el monasterio de Santo Toribio para venerar la reliquia que Santo Toribio de Astorga había traído de Tierra Santa, siendo el trozo más grande de la Cruz de Cristo que se conserva en la actualidad, el Lignum Crucis.


Lignum Crucis (Imagen: Natalia Magdalena)

El fenómeno de las peregrinaciones ligadas a hechos religiosos no es nuevo. De hecho, cobró gran importancia a lo largo de toda Europa siglos atrás, siendo un canal de desarrollo económico y social que recaló dentro de los límites de la región cántabra, afianzándose como lugar del mundo en abarcar dos caminos de peregrinación con su propio año santo, el «Camino Norte de Santiago» y el «Camino Lebaniego», ambos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2015.

Los caminos a Santo Toribio de Liébana: patrimonio cultural y natural para el peregrino Hay un denominador común a los caminos que llegan al monasterio de Santo Toribio de Liébana, ese pequeño santuario que se encuentra a las faldas del monte La Viorna y al abrigo de los imponentes Picos de Europa, que es el rico patrimonio cultural y natural de los caminos lebaniegos castellano, leonés y el cántabro que tiene la distinción de Patrimonio de la Humanidad, el que arranca en la villa marinera de San Vicente de la Barquera.

Caminos a Santo Toribio de Liébana (Imagen: Fundación Camino Lebaniego).

Estos caminos transcurren por pequeñas zonas rurales, que albergan etnografía y tradición, además de joyas culturales como ermitas, iglesias, bienes de interés cultural y local… Si nos trasladamos al Camino Lebaniego desde San Vicente de la Barquera, podemos encontrar, entre muchos otros activos culturales, la iglesia de Santa María de los Ángeles, el castillo de San Vicente de la Barquera; la Ferrería de Cades, y hórreos de Cantabria, en Cades; la iglesia de Santa Juliana, en Lafuente; la iglesia de Santa María de Lebeña, en Lebeña; la villa de potes, la iglesia gótica de San Vicente, la Torre del Infantado, en Potes (capital de la comarca de Liébana).

La recta final, de Potes a Santo Toribio de Liébana, nos lleva al monasterio de Santo Toribio donde los franciscanos custodian los restos de Santo Toribio y el Lignum Crucis, el trozo de la Cruz de Cristo más grande que se conserva en la actualidad. En este santo lugar, se puede visitar el claustro, la capilla del Lignum Crucis. La escasa decoración se concentra en los capiteles. Así, los del ábside mayor llevan decoración figurada de cabezas humanas y de animales, el toro y el oso, que según la leyenda ayudaron a Santo Toribio a construir la iglesia. En el ábside central se venera un icono de factura reciente cuyo autor es Tomino Conti; en el ábside de la derecha la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles (s XVI) y en ábside del Evangelio la imagen yacente de Santo Toribio de Liébana (s XIV).

Una vez salimos del monasterio, podemos hacer el pequeño recorrido de la llamada ruta de las ermitas. Este paseo consciente a lo largo de la historia, con la estampa pétrea de los Picos de Europa, es un disfrute que nos traslada a esos retiros que los monjes realizaban.

Vista desde la «Ruta de las ermitas» (Imagen: Natalia Magdalena).



Vista en la web de GRONZE:



12 visualizaciones0 comentarios