top of page
Buscar

¿Cómo ayudar a la fauna cuando la meteorología es hostil?

Actualizado: 12 ene 2021

Artículo publicado en El Diario Montañés --> aquí.

A la izquierda, Carbonero común. Arriba a la derecha, un pico mediano comiendo en un comedero con cacahuetes; y abajo, un Trepador azul. / MÁXIMO SÁNCHEZ COBO


Hay una bonita costumbre en algunas casas que consiste en colocar comederos con suplementación alimentaria para que las pequeñas aves puedan aliviar su estrés y hambre en estos temporales.

Cerca de Pido, Liébana / NATALIA MAGDALENA GONZÁLEZ-CUEVAS


Estos días se repite aquel refrán de 'año de nieves, año de bienes', pero lo cierto es que hasta que llegan los bienes cuesta trabajo y esfuerzo aguantar estas borrascas de nieve y viento. Son numerosas las ventajas de la nieve para el campo, gracias a la nieve la tierra se mantiene húmeda y se nutren los cauces. También hay otra variante de este mismo refrán que dice 'año de nieves, año de mieses' porque la nieve proporciona humedad y quema las malas hierbas. Son augurios muy vinculados al sector agrario. De hecho, si se prospecta se pueden encontrar muchos dichos y refranes en los que la nieve aparece como 'oro blanco', como un elemento precioso.

Picos de Europa antes de la borrasca 'Bella' y 'Filomena'. / NATALIA MAGDALENA GONZÁLEZ-CUEVAS


La realidad es que en el núcleo de estas borrascas de nieve y ventiscas la dureza de la climatología, la dificultad para encontrar comida, lo agotador en cualquier tipo de desplazamiento hacen del territorio un enclave hostil… Cualquiera que haya vivido días de temporales lo sabe. La imagen bucólica y pastoril se convierte en un reto para sus pobladores humanos y animales.


En estos días comienza a verse a los primeros afectados no humanos debido a la gran acumulación de nieve en algunas zonas de Cantabria. El frío y la dificultad de encontrar alimento deja a las aves extenuadas y ya se pueden ver en redes sociales a cibernautas que cuelgan pajarillos entre sus manos. Algunos simplemente les dan calor y los sueltan y otros deciden enjaularlos, algo que no se puede hacer, si no es una decisión de un profesional del medio natural. Hay una bonita costumbre en algunas casas que consiste en colocar comederos con suplementación alimentaria para que las pequeñas aves puedan aliviar su estrés y hambre en estos temporales.

Chochín común en Espinama en un momento que dejó de nevar. /NATALIA MAGDALENA GONZÁLEZ-CUEVAS


Construir un comedero no es difícil e incluso puede ser una actividad muy entretenida para hacer en casa con los más pequeños. De esta manera, no sólo se ayuda a las especies que acudan a alimentarse, sino que también se sensibiliza a nuestro entorno con prácticas de conservación, solidaridad y respeto hacia el medio ambiente y sus seres. Desde Seo Birdlife Cantabria, facilitan este enlace donde aparecen algunos trucos e ideas de comederos y sobre qué alimentos emplear. No se debe olvidar que los comederos pueden ser muy simples o muy elaborados, incluso cumpliendo una función ornamental en los jardines.


En cuanto a los suplementos alimenticios, hay alimentos no saludables para los animales como por ejemplo bizcochos, galletas, y en general cualquier producto transformado. La fruta y los frutos secos que se ofrezcan deben ser sin sal ni azúcar (naturales). Alpiste, pipas, cacahuetes, avena, quinoa, trigo sarraceno, almendras, nueces peladas, avellanas… Frutas frescas como manzanas, peras, etc. Lo ideal es disponer más de un comedero para que haya variedad de alimentos.

Un pico mediano comiendo en un comedero con cacahuetes, carbonero común y trepador azul. / MÁXIMO SÁNCHEZ COBO


Una vez abierto el buffet libre, se pueden observar desde las ventanas del hogar a una buena distancia y con prismáticos para que resulte más fácil, qué especies acuden. ¡Nos podemos llevar gratas sorpresas! Pueden acudir paseriformes (gorriones, carboneros, petirrrojos, chochines, herrerillos, currucas…), pícidos (pico picapinos, pico mediano…). Lo mejor es tener cerca una guía de aves que ayude a su identificación. Para los pajareros o aquellos que se están introduciendo en el 'mundillo' hay una aplicación llamada eBird donde se pueden crear listas según localización y hora, y apuntar todas las especies que se observen. Estos datos ayudan a los científicos, pero sólo se debe usar si se tiene cierto nivel para reducir el margen de error en la identificación de especies.

Peña Sagra. / NATALIA MAGDALENA GONZÁLEZ-CUEVAS


Respeto y distancia ¿Cómo ayudar al resto de fauna?


Muchos recordarán las imágenes de ciervos agotados caminando por la nieve en aquel duro invierno del año 2015. Los desplazamientos de ungulados cuando hay más de 50 cm supone un esfuerzo extra, además la posibilidad de conseguir comida disminuye por lo que en estos casos puede ser muy común un avistamiento cercano de animales en pleno desplazamiento, como el que se ha visto estos días en Villasuso de Cieza. En estos supuestos, la recomendación es no acercarse a ellos para que no se pongan más nerviosos y aceleren su paso, lo que disminuirá sus reservas energéticas. Ningún animal en estado salvaje está tranquilo si un ser humano está cerca o se aproxima, así que la mejor ayuda es el respeto y la distancia. En el caso de los carnívoros las bajas temperaturas y los espesores de nieve son también un hándicap y se debe actuar de la misma manera, no interactuando y guardando una distancia muy amplia, que es aquella en la que no nos ven o ven muy lejanos.


Las condiciones extremas siempre suponen un reto de supervivencia para todas las especies, pero hay unas que están más preparadas y otras que son más vulnerables. Si se aprecia alguna escena peligrosa o que requiera de intervención de los profesionales está el teléfono del 112 para establecer comunicación con los Agentes del Medio Natural.

Rebeco. / NATALIA MAGDALENA GONZÁLEZ-CUEVAS


'Cantabria es rica en ecosistemas y biodiversidad. Conozcámosla y cuidemos nuestro patrimonio natural'.


Artículo:










53 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page