top of page
Buscar

Entre las sombras de la noche cántabra se encuentra la jineta

Actualizado: 12 jun 2020

Publicado en El Diario Montañés --> aquí



La jineta pertenece a las sombras fugaces de la noche que con sigilo burla las luces tenues y se acopla al silencio. Cuando otros duermen ella se enrosca en la oscuridad y campea con otros fantasmas de la noche.

Esta es la forma cariñosa con la que quiero introducir a la jineta. Un vivérrido del tamaño aproximado de un gato, por poner una referencia conocida por todos. Su rasgo más característico podría ser su cola bien larga y tupida. Tapizada por ocho y hasta diez anillos negros sobre su base de pelaje grisáceo.


La gineta, jineta o gato almizclero es un carnívoro mediano de hábitos nocturnos, hocico puntiagudo y cuerpo alargado. Es un animal solitario, salvo en época de reproducción. Se encuentra distribuida por toda la Península Ibérica. Estudios genéticos recientes indican que fue introducida en Europa por el hombre a partir de individuos del norte de África, probablemente de Argelia. Estos análisis añaden que ha habido eventos independientes de introducción en Andalucía, Cataluña y las islas Baleares.

Mapa de distribución Ministerio de Transición Ecológica


Su estatus de conservación presenta preocupación menor, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). No siempre fue así, durante años fue perseguida por las Juntas Provinciales de Extinción de Animales Dañinos y Protección de la Caza, creadas en 1953 por decreto del Ministerio de Agricultura del gobierno de la dictadura franquista. Su caza por ser considerada «animal dañino» y también las capturas por su hermosa piel hicieron que este bello animal de nuestra fauna redujera drásticamente el número de ejemplares.


Esta misma suerte corrieron todo el listado de animales que eran considerados alimañas en una época muy negra para la fauna española.

Su hábitat es variable y ha colonizado muchos ecosistemas. Prefiere zonas con cobertura vegetal o rocosa para poder guarecerse. En Cantabria se la puede ver en sotos fluviales, encinares y en las zonas rurales colindantes; de hecho, la podemos observar merodeando por edificios abandonados.


No tiene problema en vivir en áreas antropizadas. Sus hábitos son nocturnos y sus presas son mayormente pequeños roedores, aves y conejos. El principal conflicto con el ser humano es su afición por visitar corrales de gallinas desprotegidos.

Como curiosidad, la jineta fue la predecesora del gato doméstico, en cuanto a la función de lucha contra roedores en los hogares humanos. Los árabes las tenían como mascotas en sus casas, y, a pesar de que no tienen nada que ver con la familia de los felinos, sí recuerda su andar sigiloso, cauto e insonoro al de los gatos.

Huella de jineta


El gran naturalista Félix Rodríguez de la Fuente le dedicó uno de sus espacios en ‘El Hombre y la Tierra (Fauna Ibérica), bajo el título de ‘La bella matadora’ .

Cantabria es rica en ecosistemas y biodiversidad. Conozcámosla y cuidemos nuestro patrimonio natural.


Publicado en El Diario Montañés --> aquí





10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page